Sin Contacto con el Hombre
“NO TOCAR EL AGUA” – ES NUESTRA REGLA NÚMERO UNO.

La planta de embotellamiento con tecnología de punta de FIJI Water se diseñó para proteger la pureza de nuestra agua en cada paso del proceso de producción, y como parte de ese estricto compromiso con la calidad, no se permite que manos humanas la toquen. De hecho, la planta se construyó directamente sobre el acuífero de FIJI Water, donde un sistema de surtido completamente sellado extrae el agua de la cámara protegida y lo pone directamente en nuestras reconocibles botellas cuadradas, que se fabrican con la resina plástica de tereftalato (PET) del más alto grado.

En otras palabras: hasta que quitas la tapa, FIJI Water nunca toca el aire del siglo XXI y no la ha tocado otro ser humano. Ninguna otra agua natural puede decir lo mismo con sinceridad.